TeslaVertical.com

Golondrinas en La Sierra de La Tesla

En la Edad Media, se creía que las golondrinas pasaban el invierno enterradas en el barro de los pantanos, porque veían que cuando el verano terminaba, las golondrinas se agrupaban en bandos y desaparecían… hasta que se supo que volaban muy lejos hacia el Sur alejándose del frío y de la falta de insectos.

Golondrina común

Golondrina común

Desde mediados de septiembre inician un largo viaje hacia el continente africano buscando climas más cálidos donde pasarán nuestro invierno. El espectáculo de la migración que se repite todos los años desde el Paleolítico.

Las golondrinas pasan estos meses de invierno en zonas de África, en países como Nigeria, Ghana, Costa de Marfil,… con frecuencia en dormideros masivos de cientos de miles o millones de aves. Ésas mismas golondrinas que podemos ver anidar aquí,  en los techos naturales de las espectaculares Rocas de la Sierra de La Tesla y que combinan sus vacaciones anuales con selvas y ríos del continente africano.

A través de anillamientos se ha sabido que golondrinas, que iniciaron su viaje al sur en la primera quincena de septiembre de 2012, invirtieron 40 días en llegar hasta las sabanas y selvas de Burkina Faso, Costa de Marfil, Ghana y Malí. Una de ellas pasó todo el invierno en la misma área y la otra estuvo en dos zonas separadas unos 500 km. Mediado febrero iniciaron el viaje de vuelta. Cruzaron el desierto del Sahara y llegaron al Estrecho de Gibraltar. Llegaron a Madrid a mediados de marzo, recorriendo 3500 kilómetros en 30 días.

Sin embargo cada vez hay menos golondrinas que protagonicen esta aventura fascinante. Los datos de los programas de seguimiento de avifauna han registrado un notable descenso en sus poblaciones. La estimación de 2006, consideraba que habría unos 30 millones de estas aves en España.

En la última década la población de golondrinas que anidan en España a descendido al menos en un 30%…. El uso de pesticidas y las modificaciones en hábitat rurales son algunas de las razones.

Las golondrinas han ligado su vida al hombre desde épocas tan remotas como el Paleolítico. Nos acompañaron en las cavernas prehistóricas y después, cuando nos hicimos ganaderos y agricultores en el Neolítico. Desde entonces han estado con nosotros en nuestros pueblos y pequeñas ciudades, hasta hoy en día, en que hacen sus nidos en viviendas y edificios diversos, garajes, porches, cuadras, pajares,… Pero no quisieron acompañarnos, y por algo sería, al interior de las grandes urbes. Como mucho permanecieron en sus extrarradios.

En la Sierra de la Tesla sin embargo existen unos Techos de Roca con hendiduras Naturales que son un lugar Ideal para su anidamiento y cría y que son su hábitat desde tiempos ancestrales.

Son aves muy beneficiosas. Se alimentan del “plancton” aéreo. Esto es, de moscas, mosquitos, tábanos, mariposas, libélulas,… Es típico verlas cazar dando pasadas a baja altura sobre los prados.

Es importante saber que las golondrinas (Hirundo rustica) pueden ser portadoras de ácaros conocidos como gorupos por lo que hay que tener precauciones con cualquier tipo de manipulación de nidos y/o contactos.

Su aspecto es inconfundible, con su cola larga ahorquillada, su dorso oscuro con irisaciones azuladas  y su vientre claro con gorgera roja. Tienen costumbre de volar rasantes para papar insectos al vuelo, o para beber en los estanques. Son una de las más hermosas señales con que la Naturaleza marca la llegada de la Primavera. Suelen muchas veces posarse en grupo sobre los cables, desde los que entonan su típico concierto, que llena de alegría al que lo escucha.

Parecen ser aves fieles entre sí (a su pareja) y al lugar en el que anidan, al que vuelven año tras año, llegando antes los machos que las hembras. Una vez la pareja se establece comienzan a arreglar o rehacer sus nidos.

La golondrina vive aproximadamente 9 años, existen varias especies la mas conocida es la golondrina tijereta que mide entre 14 y 17 cms y pesa aproximadamente 17 grs.
Las hembras tienen la cola mas corta que el macho adulto y mas pálidos en la zona ventral. ..Habita campo abierto, alrededores de lagunas, esteros y bañados. Construye su nido con barro y pajitas, adheridos a paredes. Recubre el interior con plumas.
pone de 4 a 6 huevos blancos con pintas castañas y lilas que miden aprox. 18 a 20 x 12.5 a 15 mm.  En mediodías soleados prefiere volar mas alto.

Son muchas las leyendas sobre las golondrinas, como que su excremento causaba ceguera,  que las golondrinas eran las almas de los difuntos o que las golondrinas transmitían buena suerte a sus anfitriones. Son sólo fábulas pero me encantan ¡!.

Y para terminar… que mejor que con Gustavo Adolfo Bécquer…

Volverán las oscuras golondrinas
de tu balcón sus nidos a colgar,
y otra vez con el ala a tus cristales,
jugando, llamarán.

Pero aquéllas que el vuelo refrenaban
tu hermosura y mi dicha a contemplar,
aquéllas que aprendieron nuestros nombres…
ésas …. ¡no volverán !

 

La Sierra de la Tesla seguirá recibiendo a sus golondrinas.

JMDH.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

TeslaVertical.com